Golden State Warriors, la importancia de romper paradigmas y reinterpretarse

junio 14, 2016 by Paulo Ortiz

ParadigmaGoldenStateWarriorsPocos vieron venir la transformación de la industria del básquetbol que lograron los Golden State Warriors, cambiaron el paradigma de la forma de ganar hasta ese día conocida. El acierto ha sido aclamado en diversos medios, incluido un artículo por The Wall Street Journal. Este equipo no sólo ha superado varios récords de la NBA, sino que revolucionó toda una tradición y forma de juego. ¿Qué fue lo que hicieron?, ¿cómo un equipo hasta ahora desconocido logra un sitial único en la NBA? Para responder a estas cuestiones compartimos una breve reseña del artículo mencionado:

Desde que en 1891 James Naismith inventó el básquetbol, predominaba la idea de que el área más importante para encestar estaba cerca de la canasta.

En 1979 la NBA agregó líneas en la cancha, pero sólo el 3% de los tiros anotados durante esa temporada fueron de 3 puntos. Durante las siguientes 3 décadas ese número aumentó progresivamente alcanzando el 22%, y al estancarse en ese porcentaje parecía que el deporte había encontrado su ratio óptimo.

Fue entonces cuando salieron a escena los Golden State Warriors (GSW), un equipo desconocido que le estaba ganando a todos los grandes equipos que figuran año con año en la Liga.

Un grupo de ejecutivos dirigidos por el Sr. Lacob, un financiero de Silicon Valley, adquirió la franquicia de los GSW en el 2010. No habían ganado un título de la NBA desde 1975 y habían logrado llegar a las finales sólo una vez en los últimos 15 años. Así que se propuso restaurarla haciendo una sola pregunta: ¿Qué sucedería si construimos un equipo de básquetbol ignorando todos los parámetros ortodoxos que hay? Con esta pregunta en mente, el grupo de ejecutivos amantes de los datos, generaron una nueva perspectiva en la noción de que la línea de 3 puntos de la NBA era una ineficiencia del mercado que estaba escondida a la vista de todos.

Lacob tuvo que definir una estrategia entre diversas posibilidades que le presentaba el grupo de ejecutivos y finalmente comenzó a alinear todos los recursos al foco de la línea de 3 puntos, pues al retroceder sólo unas cuantas pulgadas (23 a 24 pies) antes de hacer el lanzamiento, el basquetbolista podía incrementar su tasa de efectividad en un 43%.

Tuvieron que tomar acciones decisivas y arriesgadas para soportar la estrategia que tenían en mente, como negociar al jugador más popular del equipo por otro que era mejor lanzador a mayor distancia y sustituir al coach por uno que se había retirado con una tasa del 45.4% en lanzamientos de 3 puntos.

El equipo alcanzó 9% más en tiros de 3 puntos, logrando el porcentaje más alto en la Liga. Curry, lanzador a grandes distancias y pieza central del plan, estableció un récord por el cual fue nombrado el Jugador Más Valioso y el equipo ganó su primer título de la NBA en 40 años.

Era claro que los GSW habían encontrado la fórmula ganadora; sin embargo, comenzaron a idear un camino que los haría aún mejores: Curry resultó ser mejor a una distancia mayor que la esperada (de 30 a 40 pies). El resultado ha sido que la defensa contraria se ha alejado más de la canasta para bloquearlo, abriendo espacios más grandes para anotar.

Con un récord histórico de 73 victorias y 9 derrotas, hoy los Golden State Warriors están muy cerca de repetir la victoria del año pasado, ganar el campeonato de la NBA de la temporada 2015-2016.

Sentado esto, ¿cómo una experiencia de éxito en un deporte podría traducirse en un camino para el éxito de una compañía?

El éxito de los Golden State Warriors no está muy lejos de equipararse a lo que puede ser una transformación que aporte un gran valor a los negocios.

Este hallazgo brinda una visión completa de lo que pasa con las compañías desconocidas que de un momento a otro hacen emerger una oferta, logran conquistar a los clientes y revolucionan todo un estilo de trabajo.

Para llegar a este tipo de reinterpretaciones y cambios de paradigmas, se requiere un observador diferente al que tradicionalmente ha manejado un negocio y entrar en un amplio proceso reflexivo, haciendo preguntas como: “¿En qué tipo de negocio estamos?, ¿por qué lo estamos haciendo así?, ¿por qué lo hacemos igual que todos?”, y explorar posibilidades distintas para lograr resultados distintos.

El cambio de observador se puede producir abriendo el paso para que alguien más revele el juego de manera diferente, o emprender uno mismo un viaje de exploración de mundos en donde se cultiven otras prácticas, de tal manera, que emerjan posibilidades que antes no estaban disponibles.

A partir de las nuevas posibilidades generadas, el siguiente paso es construir una visión y estrategia, e inmediatamente alinear todos los recursos y acciones para soportarlas.

En esta misma línea de reflexión, en ocasiones los líderes de las organizaciones tienen dificultades para abrirse a posibilidades diferentes a las suyas, un nuevo observador requiere un liderazgo competente para escuchar. Cuando hay un cambio de paradigma todo vuelve a cero, hay una reconfiguración de la organización y se toma el compromiso con la nueva estrategia.

El juego en el mercado no lo ganan las compañías que tienen más recursos o que son más grandes; sino quien tiene la apertura de inventar un juego que puede funcionar mejor en la relación con sus clientes, el valor de sus ofertas o una nueva experiencia de servicio. Considere el caso de Uber y AirBnb que están transformando sus respectivas industrias desde nuevos paradigmas. Todas las industrias pueden ser desafiadas en sus paradigmas, para encontrar nuevas formas de ganar.

Justamente como se rompió el paradigma de la NBA con los Golden State Warriors, el exitoso futuro de muchas compañías también se encuentra detrás de esa línea de 3 puntos.

Firma Paulo

Comparte este artículo

Facebooklinkedinmail

Making strategy happen fast

¿En qué podemos ayudarle?