Soluciones

final

Alineamiento de la Estrategia de Negocio con la Operación:

Generalmente la estrategia del negocio se trata en conversaciones confidenciales dentro de la empresa, entre unas cuantas personas sin hacer eco en el resto de la organización, a veces ni siquiera con el equipo directivo de la misma. El éxito de una estrategia ocurre cuando la ejecución de la misma es perfecta y para eso es necesario conocerla, entenderla, aterrizarla y medirla permanentemente; para lograr esto es necesario mantenerla viva como una conversación para alinear completamente a toda la organización para actuar con contundencia en el mercado.

 

 Implementación de un Modelo de Gestión Comercial:

La mayoría de las empresas tienen vendedores y procesos comerciales para atender a sus clientes. Sin embargo, normalmente la gestión comercial es más bien un proceso individual, más competitivo que colaborativo, donde las mejores prácticas se pierden en la persecución de ventas y el aprendizaje acerca del mercado es bajo y es generado a partir de cifras o reportes de períodos anteriores.

Algunas de las prácticas que hacen la diferencia en la velocidad, efectividad y aprendizaje de un equipo comercial a otro son:

  • Diseñar los objetivos estratégicos que perseguimos
  • Generar estrategias e iniciativas para cumplir los objetivos
  • Participar activamente en equipos de trabajo para que implementen esas iniciativas
  • Compartir aciertos, errores, sorpresas, prácticas y acciones que van experimentando día con día
  • Asistir a juntas de trabajo donde se genere acción para destrabar los obstáculos para el cumplimiento de metas

 

Desarrollo de una Cultura de Servicio:

Es fundamental que las compañías consideren al cliente como su razón principal de existir. No bastan los productos, las marcas o los activos. El principio fundamental de toda empresa es servir al cliente. A partir de este imperativo, todo lo demás es posible. Sin embargo, implementar una cultura de servicio al cliente es un esfuerzo que involucra a toda la organización; no nada más a quienes están en contacto con el Cliente externo. Servir a clientes no es una cuestión de jerarquía, ni rango, es el principio fundamental de supervivencia de todo negocio. Por lo tanto, desarrollar una cultura de Servicio al Cliente es un desafío que compromete a todos los niveles de la organización y se constituye como una capacidad competitiva para lo mismo.

 

Laboratorio de Innovación:

La innovación es una actividad fundamental en las empresas. La mayoría de los altos ejecutivos reconoce la innovación como un imperativo pero no necesariamente saben cómo operacionalizarla. Durante la gestión diaria generalmente se pone atención en los resultados de la operación y en las acciones necesarias para alcanzar las metas. Esta orientación es aceptada por razones de productividad o sobrevivencia básica, aunado a las dificultades para medir con precisión los criterios tradicionales. Es aquí donde se requiere producir laboratorios de innovación que rompan el “status quo”. Estos laboratorios son espacios únicos que la compañía declara y que deben ser utilizados para intentar cosas distintas y poder observar con más rigor:

  • ¿Qué preocupaciones de nuestros clientes no estamos atendiendo?
  • ¿Qué nuevas prácticas y coherencias operacionales pueden transformar positivamente la forma actual de hacer las cosas?
  • ¿Qué nuevas tecnologías se pueden adoptar para abrir posibilidades distintas?

A partir de estos aprendizajes se pueden definir nuevos productos, procesos, segmentos, habilidades, prácticas para desarrollar y hacer de la innovación una capacidad en operación.

Making strategy happen fast

¿En qué podemos ayudarle?