No basta un plan y recursos para cumplir las metas: Coordinación efectiva para el logro de objetivos

abril 26, 2016 by Gonzalo Sandoval

ESTRATEGIA1024X378-01Una situación recurrente que encontramos en organizaciones grandes con buen nivel de complejidad, respecto a resultados que no se están alcanzando, es que la gente se queja de la falta de recursos y personal. Sin embargo, cuando la organización invierte en más recursos, por lo general se observa un crecimiento en las estructuras organizacionales, pero no necesariamente en el resultado.

En nuestra experiencia nos hemos dado cuenta que, si bien son necesarios recursos y personal; lo más relevante para cumplir las metas es producir coordinación, lograr que esos recursos y personal se enfoquen en lo que se necesita hacer.

Algunas orientaciones fundamentales para producir coordinación son:

1. Que existan metas definidas y alineadas con la estrategia

El Equipo Directivo necesita definir una Estrategia Operativa a corto y largo plazo.

Una estrategia alineada y bien comunicada es cuando todas las acciones de la compañía están orientadas a soportarla, dicha coherencia genera gente enfocada y motivada a cumplir con lo que se tiene que hacer.

2. Que haya seguimiento o gestión para saber si se están o no cumpliendo las metas

Lo que funciona muy bien es hacer una gestión tipo cascada, donde cada líder recibe el reporte de resultados directamente de la gente que está a su cargo. De esta manera cada quién se apropia de su información y pueden explicar lo que sucedió.

Este sistema de resultados facilita la anticipación, pues cuando alguien no va a llegar a la meta le permite pedir ayuda y corregir el camino.

3. Que el líder entrene a su equipo

Este es un elemento de suma importancia a la hora de hablar del cumplimiento de metas, a continuación se exponen cuatro prácticas que debe incorporar el líder para el entrenamiento de su equipo:

  • Comunicar muy bien lo que quiere producir: Saber pedir.

Los líderes tienen que hacerse expertos en pedir bien, eso implica poder identificar qué persona de su equipo puede hacerse cargo de qué y construir un buen contexto para la acción, clarificando con precisión lo que se quiere producir.

  • Hacer buenas promesas.

Cuando uno hace una promesa, muy en el fondo lo que está haciendo es un acto de confianza, está diciendo que va a hacerlo porque sabe que puede.

El líder tiene que entrenar a su equipo para que tenga la confianza de levantar la mano cuando se presente algún problema para llegar a la meta; eso incrementará su capacidad para cumplir los compromisos.

  • Hacer las declaraciones necesarias.

El líder tiene que hacer ciertas declaraciones para delimitar temas como el hasta dónde llega la responsabilidad de una persona y otra.

  • Hacer evaluaciones efectivas a su equipo.

Hacer la retroalimentación consiste en decir lo que se ha cumplido y lo que no de acuerdo a las expectativas declaradas inicialmente. Lo que marca la diferencia en una buena evaluación se relaciona con el animar a la persona y preguntarle cómo puedes ayudarle. Un buen líder es alguien que sabe manejar el estado de ánimo de sí mismo y de su personal.

Cuando hay coordinación, es decir, cuando existen metas definidas y alineadas, un sistema oportuno de seguimiento y buenas evaluaciones del líder hacia el equipo, el cumplir los objetivos se vuelve algo tangible y alcanzable para la organización. A la par se desarrolla en la gente un sentido de anticipación, que finalmente se traduce en promesas cumplidas y metas alcanzadas.

 

Compártenos tus reflexiones.

firma ruben-01

Making strategy happen fast

¿En qué podemos ayudarle?